SEGURIDAD CIUDADANA

Sin el imperio de la Ley no puede haber convivencia ciudadana. El respeto a la Ley debe prevalecer por encima de todo lo demás.

Las políticas de “Tolerancia Cero” han demostrado ser tremendamente beneficiosas en todos aquellos lugares donde se han implantado, y la Comunidad de Madrid debe seguir ese ejemplo.

Ninguna circunstancia puede justificar el incumplimiento de leyes y normativas. Las políticas de relajación en el cumplimiento de lo que nos obliga a todos, no traen más que desigualdades y deterioro de la convivencia. Es obligación de la administración habilitar medidas que den solución a este problema  y no cargar ésta sobre la ciudadanía.

En los últimos tiempos los índices de delincuencia en la Comunidad de Madrid se han incrementado notablemente, sin que a día de hoy las autoridades competentes hayan adoptado especiales medidas para atajar esta escalada de inseguridad.

Hablamos de hechos delictivos tales como robos, hurtos, ocupaciones e incluso de episodios violentos que provocan inquietud en los ciudadanos y que exigen mayor presencia policial, así como un plan específico para detener este aumento de delincuencia.

Los madrileños deben tener la certeza de que las autoridades competentes desempeñan las funciones públicas necesarias tendentes a garantizar la seguridad en todos y cada uno de los municipios de la Comunidad y de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuentan con los medios tanto materiales como personales necesarios para desempeñar correctamente las funciones de seguridad que tienen encomendadas.

Por último, el respeto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es fundamental. Cualquier agresión o falta de respeto a las autoridades debe ser severamente reprimida y castigada.